Accesorios para smartphone


accesorios smartphone control a distancia

Accesorios para smartphone que nos despeguen de él

Todos los días vivo rodeada de pantallas a todas horas: mi smartphone, mi ordenador portátil, las tabletas, los televisores y un monitor de video para bebés, solo por mencionar los que normalmente controlo directamente. Mis ojos y mi cerebro se cansan de tanta exposición visual a las pantallas.

Así que cuando me enteré de la existencia un dispositivo circular 89 euros para iPhone diseñado para evitar tener que mirar la pantalla, sentí curiosidad. El O6 parece una Oreo de goma con un anillo exterior de aluminio que puede ser presionado o girado como un dial.

Se conecta al dispositivo mediante Bluetooth y permite hacer cosas como deslizar el dedo hacia abajo para que el teléfono recite en voz alta los nuevos mensajes de correo electrónico, las actualizaciones de Twitter y las noticias que el usuario haya guardado. También se pueden contestar llamadas entrantes al tocar el botón central y operar algunos controles básicos de otras aplicaciones como Pandora, Spotify y Netflix.

La empresa responsable de O6, Fingertips Lab, forma parte de una corriente de cambio en las interacciones humano-máquina. El objetivo es encontrar alternativas a las pantallas, que actualmente están tan presentes en nuestra vida. La mayoría de las opciones más populares se centran en el control por voz, físeje por ejemplo en Alexa de Amazon, Assistant de Google y Siri de Apple. Pero Fingertips Lab cree que hay espacio para una experiencia más táctil. Y dado que muchas personas todavía utilizan sus teléfonos móviles mientras conducen, Fingertips Lab cree que O6 también puede ayudar en eso.

En teoría, estoy de acuerdo. Resulta cómodo y casi retro disponer de una pequeña y sencilla pieza de hardware como controlador. Pero el O6 todavía no está del todo pulido.

Su aspecto me gustó desde el principio, me vi cómoda tocando la superficie texturizada de dos colores del dial. Y cuando lo giré, quedé encantada con el chasquido mecánico que produce. Además, el aparato vibra en determinadas ocasiones para dar respuesta al usuario, lo que resulta bastante útil. Lo conecté a un clip que la empresa vende por unos 17 euros y lo colgué del cochecito de bebé de mi hija para escuchar la radio a través de un auricular puesto. Me pareció una idea genial, dado que odio tener que sujetar mi móvil cuando tengo a mi hija en brazos. Sin embargo, durante esta y otras actividades, me costó recordar cosas como cuántos toques había que dar (y en cuál de los dos botones) para que el dial ajustara el volumen, o si O6 estaba puesto en modo controlador de volumen o como un botón de “siguiente”.

En general, el dial es muy sensible, algo que aunque parece bueno, hizo que me saltara un montón de noticias sin querer o correos electrónicos que quería escuchar. Y aunque me parece genial usar O6 como un obturador de cámara, no logro entender por qué hay que girar el dial para tomar una foto en lugar de simplemente presionar el botón central.

Mientras llevaba el clip para escuchar música o escuchar tuits recientes, O6 tardó en responder a mis comandos en varias ocasiones. Yo seguía retorciéndolo y presionando los botones,hasta que el móvil empezó a recitar un montón de cosas que no quería.

También lo probé en varios paseos en coche con un accesorio para el volante que cuesta otros 17 euros, aunque la empresa me lo dejó prestado. Montar el accesorio sobre el volante fue fácil, pero la experiencia de utilizarlo, francamente, resultó decepcionante y peligrosa desde el primer momento.

Probé varias actividades diferentes, como escuchar noticias que había guardado. Golpeé accidentalmente el dial con la palma de mi mano varias veces, haciendo que saltara a la siguiente historia, y cuando hacía determinados giros con el volante, el aparato me resultaba un estorbo. Una vez, en la autopista intenté girar el dial y el dispositivo se cayó del soporte;en ese momento decidí que ya no lo volvería a montar sobre el volante.

No rechazo la idea de una interfaz tipo botón para operar mi smartphone, y espero que Fingertips Lab tampoco lo haga. Utilizamos nuestros smartphones durante horas todos los días. Según un reciente informe del investigador de mercado comScore, los adultos de EEUU lo usamos casi tres horas diarias. Así que hay una oportunidad clara para un dispositivo sencillo que logre que esas interacciones resulten menos agotadoras para nuestros ojos y, tal vez, más seguras.

>Fuente: Technologyreview