Esos silencios embarazosos


La regla a seguir para que todas las conversaciones fluyan

A menudo comenzamos una conversación con alguien nuevo y sentimos que la cosa va bien, pero de repente aparece el silencio. No sabes que decir, y todo se vuelve muy raro. ¿Qué debes hacer entonces?

Afortunadamente solo hay una regla a seguir para mantener la fluidez en las conversaciones, no importa con quién estés hablando.

Da igual de lo que estés hablando, asegúrate que el 30% sea nueva información.

Ninguna conversación va a durar mucho si la información se repite constantemente. La charla se vuelve aburrida y no existen estímulos para continuar con ella. La conversación se convierte en una pirámide invertida. Cuanto más hablas menos información se intercambia.

Si utilizamos la regla del 30%, tanto tú como la persona con la que estés hablando, aprenderéis cosas nuevas todo el rato, manteniendo la conversación fresca e interesante.

¿Por qué solo el 30% de nueva información? Si añades demasiada información, la conversación puede ser unidireccional. La persona con la que estés hablando puede sentir que no estás escuchando, simplemente estás recitando todos los datos que conoces, y eso es una clase más que una conversación.

Las dos cosas necesarias para que la regla del 30% funcione

1. Las dos personas tienen que estar interesadas en continuar con la conversación: Si la persona a la que estás hablando necesita irse, está cansada, o simplemente no le apetece hablar, seguramente esta regla no funcione.

2. No se puede ampliar el tema actual:No todos los temas ofrecen riqueza para añadir nueva información. En este caso cambia de tema, a alguno que ofrezca lugar para la reflexión y el debate.

Fuente>> Forbes